7 dic. 2009

Dubai... A estos si que les sobra la guita.

Pudimos ingresar a Dubai sin problemas, aunque por chusmear el free-shop nos perdimos el transporte del hotel y tuvimos que tomarnos un taxi...
Lo primero que nos sorprendió fueron los precios. Esperábamos una ciudad carísima y nos encontramos con que casi todo cuesta lo mismo o menos que en Argentina, salvo los taxis y el metro que son más caros, y algunos productos en particular.
El cambio es 1 dólar = 3,50 a 3,60 dirhams, asi que no necesitamos hacer conversión. Consideramos los precios en dirhams como si fueran pesos.
Lo que nos sorprendió es no cruzarnos con brasileros. Teniendo vuelos directos de Sao Paulo a Dubai, no entiendo cómo esto no está lleno de brazucas comprando en los shoppings...

Dubai es realmente genial. Es algo difícil de explicar porque si bien es la capital económica de Emiratos Árabes Unidos, su población se compone de sólo un 10% de locales (árabes del Golfo fácilmente identificables por sus túnicas blancas). El 90% restante son trabajadores de la India, Bangladesh, Sri Lanka y Filipinas principalmente, aunque pueden encontrarse personas de casi cualquier lugar.
Todas las palabras en árabe que aprendimos los últimos días no nos sirvieron de nada acá. Todos hablan inglés o el idioma de su país de origen. Muy pocos hablan árabe, aunque obviamente todos los carteles están en árabe/inglés. Lo divertido es hablar con filipinos porque cuando ven que entre nosotros hablamos en castellano se animan y dicen algunas palabras. Aclaro que Filipinas fué colonia española.

Dubai se está recuperando de uno de la peor crisis económica de su historia, ya que se vieron arrastrados por la crisi mundial. Esto no pasó en otros países árabes.
Cientos de miles de personas dejaron Dubai para volver a sus países durante este año. Pero ahora eso ya se terminó y la cosa está estable, aunque el ritmo de las construcciones está muy enlentecido o frenado en algunos casos.

Acá el combustible es muy barato y el agua cara. Un litro de nafta cuesta mas o menos 1,50 pesos, y un litro de agua 2 pesos. Todos los autos son nafteros, no hay diesel, y los estacionamientos parecen exposiciones de autos lujosos y camionetas 4x4. Los autos cuestan mas o menos la mitad de lo que cuesta el mismo modelo en Argentina.

Por suerte llegamos con el invierno casi encima. La temperatura como mucho llegó a 30°C, pero en junio y julio pasa los 50°C.
Son fanáticos del aire acondicionado. Hasta las paradas de colectivo tiene aire. Son de vidrio, cerradas, y las puertas se abren cuando llega el colectivo. Lo mismo pasa con el metro, donde las estaciones tienen una pared de vidrio que las mantiene cerradas y las puertas se abren coincidiendo justo con las del vagón.

Desde ya que la ciudad derrocha guita a lo pavo. Los edificios son impresionantes, la tecnología está en todas partes, cada pedacito de parque tiene tuberías subterráneas que permiten que crezca el pasto y las flores.
Actualmente la ciudad no permite que se construyan edificios de menos de 40 pisos...

Bueno, acá van fotos de sobra.

Asi son las paradas de colectivos.
Para el elegante caballero de hoy...

Antiguo bote en el museo de Dubai.
Edificios para no dejar de asombrarse.
Flores en medio del desierto.
La calle de entrada a uno de los palacios reales.


En esta foto se ve el metro que corre elevado en algunas partes y subterráneo en otras. Detrás un edificio verde y dorado impresionante, y al lado un poco de un edificio totalmente dorado.
A este edificio le dicen el Nro. 1
Y este es el que los deja a todos chiquitos... El Burj Dubai. Más de 800 metros de alto. Todavía no está terminado, pero en el 2010 ya estará activo.
Una escultura de Botero, y de fondo la base del Burj Dubai.
Esta foto no es por el Hummer, sino para mostrar el detalle de las tuberías de agua que se están colocando donde estarán luego el césped y las flores en medio de esta calle.
La playa y de fondo el famoso hotel de 7 estrellas, el Burj Al Arab.

Este está en frente y es un hotel de 6 estrellas.
Este hotel es el elegido por los ricos para pasar la luna de miel.
Cada habitación es una pequeña casa en medio del agua. En esta foto desde el puente se llegan a ver las torres de cada unidad.
Esta es la avenida de entrada a la Palmera. La isla artificial que construyeron sobre el mar. Esta es la primera y la única funcionando y habitada. Las otras dos están en construcción, y el complejo "El Mundo" está detenido.
Vista del hotel al final de la palmera.

Dentro del hotel hay un mega estanque vidriado impresionante. Tienen hasta un tiburón ballena ahí adentro.
Terminamos la recorrida en el shopping Mall of the Emirates. Uno de los más grandes.
Dentro se puede ver a la gente mirando el único complejo de ski bajo techo del mundo.
Afuera 30°C, en el shopping unos 20°C, del otro lado de esos vidrios -3°C.
La entrada al centro de ski.
Una vista del interior del shopping.
Después de mucho pensarlo...
Queridos amigos snowboarders, tengo una nueva pista en mi haber.

No todo es snowboard... También hay tiempo para el Snow Park y boludear un rato.

La cúpula del shopping, ya de noche.
Para volver al hotel nos tomamos el metro. Viajamos en el vagón Gold (VIP)
Aqui el detalle de las puertas de la estación (de vidrio) y el vagón detenido con las puertas abiertas.
Asi queda el andén al irse el tren. Una pesadilla para los suicidas...
Hasta acá llego con Dubai. Creo que le saqué más fotos que a cualquier otra ciudad.
Mañana a lidiar con el viaje a Sao Paulo y ese aeropuerto olvidable.

6 dic. 2009

Dejando Siria y volviendo a Jordania

Siria es un país menos desarrollado que Jordania. Casi todo es más barato pero aparentemente la calidad de vida es menor. Manejan como la mierda y cruzar las avenidas es una aventura. La tierra es mucho más fértil que en Jordania ya que tienen ríos y acceso a agua dulce. Cosa que Jordania tiene que importar...
La nafta cuesta casi lo mismo que en Argentina, 90 centavos de dólar. Esto los indigna porque ellos tienen petróleo y la pagan más cara que Jordania, donde lo importan.
La comida es famosa por ser de las mejores de Medio Oriente.
En Siria también fuimos a Bosra, una ciudad al Sur, casi en la frontera con Jordania, donde se encuentran muchas ruinas romanas. Como no teníamos mucho tiempo visitamos solamente el teatro romano. Es un teatro embutido en un castillo. Por lo que entendí el teatro es anterior y sobre éste se construyó luego un castillo.
Es el teatro romano más grande después del coliseo. Al igual que nos pasó en el museo, nos sorprendió la cantidad de ruinas que están desparramadas al aire libre. Pedazos de columnas, puertas, estatuas y otras cosas están apoyadas sobre paredes como si fueran escombros...





Una vista de Bosra...
Por la noche dormimos en una casa de familia en Deraa, donde improvisamos una cama.
Al salir de Siria no podía dejar de sacarle una foto al amado líder que prohíbe estas porquerías para comunicarse por internet. La foto del presidente (es el más joven) está en todos lados, me cuesta decir si vi más fotos de éste en Siria o del Rey en Jordania.
Camino a Jordania saqué esta foto en una estación de servicio para que vean la Coca Cola en árabe y los distintos sabores de Fanta también en árabe.
Nos quedamos un último día en Amman, Jordania, antes de emprender el regreso.
Les dejo unas fotos de un Burguer y un KFC de Amman.

De acá nos vamos a Dubai, donde estaremos un día entero (si podemos conseguir la visa en el aeropuerto) y luego seguimos para Sao Paulo.

5 dic. 2009

La tierra soñada para los que odian facebook...

Escribo esto desde Amman, Jordania, ya los tres días que estuvimos en Siria no pude acceder a internet (salvo por unos minutos) y aunque hubiese podido conectarme no hubiera podido escribir en el blog, ya que el acceso a Blogger, asi como a Facebook, está prohibido por obra de nuestro querido líder, como me explicaría Gomero en nuestro encuentro por estas tierras.

Comenzamos en Siria de la forma complicada... En lugar de llegar directo a la capital, Damasco, arrancamos en una ciudad del Sur, llamada Daraa, donde nos esperaban con un tradicional desayuno...

Una vez llegados a Damasco, la capital más antigua del mundo, pude encontrarme con mi amigo Gomero en el congreso regional de armas no convencionales. Nótese cómo por medidas de seguridad, el mencionado individuo no sólo giró su identificación para que su nombre no saliera en la foto, sino que además en un parpadeo se puso la peluca de Dragon Ball y los lentes de Burt Reynolds...Cando vi que un par de coreanos se ponían a jugar con una ojiva nuclear decidí que era el momento de salir.
Fuimos a recorrer el museo de Damasco. Una muestra enorme de lo increíble que es la historia de esta parte del planeta.
De ahí nos fuimos a almorzar. Les dejo una foto de la calle tomada desde el restaurante.
Ya se había ido el sol (oscurece a las 16:30 hs en esta época) y fuimos para el mercado tradicional, donde dimos unas cuantas vueltas recorriendo la infinidad de localcitos.
El hotel en el que estábamos, además de no tener internet, era una casa tradicional remodelada. Con un gran patio interno convertido en restaurante, y las habitaciones en el primer piso cuyas ventanas daban al patio. Lo que en Bs As se llamaría un hotel boutique (o remodelé una pensión de San Telmo y la hice hotel pá turistas)
Al día siguiente pudimos hacer lo que por tiempo no habíamos podido lograr: Visitar la Mezquita de los Omeyas, una de las más bellas e importantes.
Como era viernes (es como nuestro domingo), los turistas no podían entrar, pero nuestro acompañante local nos hizo pasar por árabes que vivíamos en Argentina. Llegamos justo para el rezo. Aqui van las fotos en exclusiva del patio interno y el interior de la mezquita:




Adivinen quién es la criatura escapada de Star Wars...


En esa cámara sellada de vidrios verdes está el cuerpo de San Jorge.